Lo creas o no, muchas familias tienen que vivir con sólo una fuente de ingresos, ya sea por circunstancias o por paro. Cuando sólo se tiene un sueldo bajo, es cuando todos nuestros gastos deben ser reconsiderados y analizados. Es de reflexionar y replantear: ¿Se puede vivir con un sólo trabajo o  sueldo? A continuación presentamos algunos consejos para ayudarte a decidir si el ingreso es el adecuado para ti, y que podemos hacer en este tipo de circunstancias.

– Si es posible prepárate con antelación. Debes tratar de estar preparado para tener que vivir con un solo ingreso. Pon a un lado un fondo de emergencia y úsalo sólo en caso de emergencia. Trata de prepararte para estos cambios por tu cuenta, prepárate bien para realizarlos. Si sientes la necesidad de un consejo adicional considera hablar con un asesor financiero, aunque puede representar un gasto adicional.

-Valora tu calidad de vida. Cuando dos personas trabajan todo el día están cansados, y con razón. Hay muchas cosas que no tienen la energía para afrontarlas ellos mismos y pagar a otros para hacer actividades extras por ellos. A la larga puede que tengas que contratar servicios adicionales ( guarderías, comer fuera, etc.) para recuperar tiempo y energía en ciertas actividades y esto puede representar gastos adicionales que hay que valorar de cara a tener un segundo trabajo.

-Utilizar sólo un coche. Muchas parejas que trabajan tienen dos coches, ya que viajan a dos partes diferentes de la ciudad. Estos gastos hay que valorarlos, seguro de automóvil, gasolina, mantenimiento, etc. y ver si realmente nos será rentable tener un segundo trabajo.

-Mudarte a un sitio menos costoso o cerca de tu trabajo. Si puedes acercarte al lugar de trabajo actual puedes tener una reducción de los costes del combustible, y la disminución del estrés camino al trabajo. Esto puede suponer un gran ahorro y puede que no necesites un segundo trabajo que te genere más gastos a la larga.

-Analiza bien tu presupuesto. Establecer un presupuesto de referencia mediante el examen de facturas y pagos de alquiler / hipoteca. ¿Puedes cubrir esos costes con sólo un ingreso? Pregúntate a ti mismo lo que te puedes realmente permitirte. Debes ser honesto contigo mismo. Esto te dará una visión clara de si realmente necesitas un segundo ingreso y hasta que importe debes llegar para cubrir tus gastos.

-Resiste a la tentación del préstamo. Incluso si tienes dificultades al vivir con menos, lucha contra la tentación de usar prestamos para compensar la diferencia. Si tienes dificultad para pagar las facturas mensuales, será aún más difícil cuando se agregan los cargos por intereses y pagos mensuales recurrentes de esos préstamos.

Trabajos caseros. Una persona que está en casa todo el día puede ganar un pequeños ingresos haciendo trabajos desde casa o en su propio barrio. Aunque sean pequeños ingresos pueden representar grandes ahorros al no tener que desplazarte.

Es posible vivir de un sólo sueldo y todavía tener una calidad de vida aceptable, a veces asumir mayores gastos innecesarios en nuestra vida, puede llevarnos a trabajar por unos objetivos nada claros e inconsistentes y deteriorar nuestra calidad de vida, por eso a veces es mejor reducir gastos.

También te puede gustar

Cómo superar el stress de estar sin trabajo

No tener empleo puede generar mucho stress,pero es posible superarlo con algunos consejos