negocios y crisis

¿Qué negocio es rentable en tiempo de crisis? ¿Qué negocios funcionan en tiempo de crisis y son sostenibles? Estas preguntas están muy de moda ahora mismo entre los que deciden lanzarse a la aventura de emprender un negocio que sea factible y rentable a largo plazo.

En estos tiempos económicos difíciles, las empresas se ponen a prueba hasta el límite. Los inversores son reacios al riesgo: sólo quieren a las empresas que conoce y confía.

Si se analizan empresas caso por caso, por supuesto, se pueden considerar los fundamentos de un negocio: su estado de salud financiera, la gestión y las ventajas competitivas, y sus competidores y mercados. Pero al hablar en general, hay algunos sectores que están muy bien orientados  a producir un tipo de negocio sólido y sostenible que incluso en tiempo de recesión y crisis puede verse reforzado.

Para tener una idea aproximada de que negocios son rentables en crisis, hemos recopilado algunos tipos de negocios, que creemos pueden resistir a los tiempos difíciles y de recesión:

1.Tienda online, Dropshipping o vender a través de Amazon: Las ventas de la calle tienen muchos altibajos y en ocasiones se están desplomando y los consumidores en ocasiones bajan de forma drástica: pero las ventas online se mantiene y crecen de forma consistente.

¿Cómo es posible? Bueno, los negocios basados en internet tienen todas las cualidades de un negocio sostenible: bajo de gastos operativos y de funcionamiento y la posibilidad de reunir una amplia base de clientes. Si se hace bien, es prácticamente inmune a los cambios económicos.

Sin grandes gastos, sin restricciones geográficas o de tiempo las tiendas online son los comerciantes del futuro, que están sobreviviendo al presente. Así que si estás pensando en vender un servicio online con un nicho de mercado bien planteado, o tiene planes para desarrollar un producto educativo o informativo online, o si el objetivo es el comercio online, seguramente la crisis no te afectará en internet.

2. Pompas fúnebres: La creación de una funeraria podría sonar un poco desalentador, pero no tienen nada que ver con la realidad económica. Las necesidades humanas son las mismas sin importar los altibajos económicos. Desde la perspectiva de la demanda, los proveedores de alojamiento, salud y proveedores de alimentos tienen el sello de sostenibilidad también. Aun así, hay que estar atento a cambios en el mercado.

Vale la pena señalar que los restaurantes no van bien en tiempos de vacas flacas, por poner otro ejemplo. Y luego, la reciente caída de los precios significa que la inversión inmobiliaria no es probablemente la mejor manera de invertir en ocasiones de turbulencias económicas.

Podemos resumir que el sector salud y los servicios fúnebres son una demanda constante, por lo que representan una apuesta segura en todos los sentidos.

3. Tiendas de oportunidades o de tipo todo a 1€: Lo más parecido a regalo es una etiqueta con un precio de 1 €. Es el momento de recesión, y los clientes están recortando gastos en todo. Las tiendas tradicionales ven bajar su clientela sostenidamente. Si desea montar una tienda y quieres evitar operaciones arriesgadas, lo ideal es apostar por una tienda de oportunidades y gangas con precios unificados para todos los artículos.

Desde Juguetes a papel higiénico, estos puntos de venta no son nada elegantes pero mueven a los clientes con sus ofertas y van adaptándose a las temporadas comerciales que van desde productos para fiestas infantiles, luces de Navidad, chocolates baratos, velas, disfraces, et., todo cabe en estas tiendas y todo se vende. Su objetivo:  comprar mucho y barato y vender mucho y barato. Así que aunque las flores de plástico ‘Made in China’ no sean de tu gusto este es un negocio que funciona con la crisis.

4. Bienes y productos de lujo: Puede que sea contrario a la intuición, pero el extremo superior del mercado es generalmente inmune a la gripe financiera.

Los productos de gama alta, vacaciones de ensueño y lujo, bolsos de diseño, entre otras gamas de productos están desafiando la caída del gasto de los consumidores.

La lógica es la siguiente: aunque sin un céntimo, el consumidor de hoy en día está acostumbrado al consumo de productos de calidad. Pero en lugar de comprar diez cosas mediocres, como era su costumbre en los buenos tiempos, los consumidores son más propensos a ir por la calidad que por la cantidad ahora. Ellos van por un buen artículo – incluso si es una barra de jabón perfumado o el chocolate de lujo.

5.Turismo interno: Es probable que las vacaciones en el extranjero sean una prioridad baja para muchas familias. Pero estas familias todavía quieren sus vacaciones anuales, aunque no salgan del país. Como resultado, las vacaciones en campings, excursiones, etc., dan un gran impulso al turismo interno.

6.Mantenimiento y reparación: Si los consumidores no están comprando nada nuevo a la larga tendrá que reparar sus productos. Esto es un efecto secundarios de una economía en recesión: reparaciones del  hogar, automóviles y en general las empresas de reparación siempre van a beneficiarse de esta situación. Así que si eres un comerciante especializado o mecánico, o si tienes pasión por el bricolaje profesional, ahora podría ser el momento de dar la vuelta con un negocio de este tipo.

7. Consultoría: Si tienes conocimientos especializados, hay mucha gente por ahí que están dispuestos a pagar por ello. Este es un tipo de empresa con las garantías muy aseguradas en tiempo de crisis.  Si estas pensando en convertirte en un consultor de negocios, tu trabajo será la de actuar como guía para tus clientes. Puedes solucionar problemas, tanto menores como a gran escala. Como se pueden imaginar, durante una recesión que habrá mucha demanda.

Pero si eres bueno, tendrás una base de clientes garantizada, tanto en recesión como en bonanza económica.

La más importante de convertirse en un consultor es el bajo costo de inversión inicial: este tipo de actividad no tiene por qué implicar un gran desembolso o préstamos caros, lo que hace que el riesgo sea mucho más manejable.

8. Prestar dinero:  Este es un tipo de negocio no muy popular a primera vista, pero si tienes dinero, puedes hacer más dinero, y las tasas de interés aplicadas a este tipo de préstamos particulares son generalmente altos.

Con bajos costo para ponerlo en marcha y gastos de funcionamiento mínimos, hacen que este negocio sea relativamente estable y sostenible. Especialmente si su empresa trabaja directamente en internet.

Pero cuidado: si usted va por el camino de los préstamos de dinero, asegúrate de operar dentro de la ley.

9. Cobro de deudas: Si eres de los que piensas que prestar dinero es desagradable, el cobro de deudas e impagados puede ser un buen ejemplo de empresa sostenible. Estos son tiempos difíciles, y como la deuda de los clientes crece el de cobro de deudas e impagados hace caja.

Los cobradores de deudas persiguen los llamados «créditos morosos», a través de correo postal, teléfono, correo electrónico y presencial. Cuanto mayor sea el endeudamiento, mayor será la comisión que puedas obtener: las tasas pueden alcanzar hasta un 60%.

Gastos generales mínimos y bajos costo para poner en marcha este tipo de negocio son las grandes ventajas.

También te puede gustar

En momentos de crisis desafíate a ti mismo

Este relato, contiene una enseñanza que confirma como