4 (80%) 1 vote

asesoramiento

El emprendedor es un individuo que está dispuesto a asumir un riesgo económico al identificar una oportunidad y organizar los recursos necesarios para ponerla en marcha. Al igual que algunas carreras requieren ciertas aptitudes para tener éxito, de igual manera los empresarios de éxito comparten unas características comunes que aquellos que esperamos lograr la victoria en este campo debemos tratar de emular.

Las características que según Chris Bennett,* deben ser dignas de ser emuladas en un emprendedor de éxito. Estas son:

1.  Perseverancia. En el mundo de los negocios los problemas y las complicaciones son parte de la vida cotidiana.

Especialmente en los primeros días de vida de una empresa los empresarios deben sobreponerse a una serie de dificultades surgidas de tratar de controlar tantos objetivos, tareas y problemas en constante evolución.

Además, muchas son las veces que se fracasa al comenzar un nuevo negocio o empresa por lo que quienes perseveran lo intentan una y otra vez. Steve Jobs, fundador de Apple es mejor ejemplo de esto.

Sus esfuerzos, después de todo lo que pasó, son el mejor ejemplo de perseverancia para un emprendedor.

2.  Gerente de gestión. La capacidad de ver un objetivo final, de descomponerlo en varias tareas para facilitar su logro es una habilidad crucial de los empresarios de éxito.

Esta habilidad se adquiere en la secundaria y en la universidad. Si es su caso, baste recordar como en la preparación de un trabajo escolar debíamos hacer todo: escribir el documento, preparar la presentación, cronometrarlo y presentarlo a la clase.

En otras palabras la habilidad de poder organizar las tareas y conseguir resultados es una de las características más resaltantes de quienes son empresarios de éxito.

3.  Coraje. Es muy típico que las personas se desalienten en los primeros días de su nuevo proyecto. Esto puede ser aun más doloroso cuando el proyecto falle o tenga poco éxito.

Los comentarios despreciativos pueden ser perjudiciales para la moral del nuevo empresario. Es entonces cuando usted debe sacar desde el fondo de su ser el coraje suficiente para enfrentar ese medio ambiente hostil y no prestarle atención a aquellos que no comparten su visión.

Ignore a los habladores y empuje hacia delante con la sola fuerza de su determinación. Se necesita verdadero coraje y mucho valor para rechazar la presión social al tratar de construir algo excepcional.

Ese es uno de los rasgos que todo empresario de éxito debe poseer para sobrevivir en el despiadado mundo de los negocios.

¿Un ejemplo? Los creadores de Google, Larry Paige y Sergey Brin, tomaron la decisión de financiar su proyecto usando sus tarjetas de crédito y vaciando sus cuentas bancarias.

Esto atrajo la critica y la negatividad de familiares y amigos, pero los dos demostraron el verdadero valor de lo que hacían al no desistir y construir el proyecto mil millonario que Google es hoy.

4.  Habilidades sociales. Raro es un empresario o emprendedor que logra el éxito por su cuenta. Cuando la familia no le apoya son los de afuera quienes le ayudan a poner su proyecto en marcha.

Si usted necesita ayuda con el diseño, la programación, las finanzas o las inversiones, en otras palabras si usted planea emprender un negocio, usted debe poseer la capacidad de acercarse a la gente y convencerlos del valor de su idea.

Más que una actitud amistosa, usted de alguna manera debe encontrar la forma de adaptar su visión para hacerla coincidir con la de ellos para que puedan ver la brillantez de su trabajo de la misma manera que usted lo ve.

Esta no es una habilidad fácil de dominar, pero es una que le ayudará enormemente a medida que lucha para poner en marcha su idea.

5.  Habilidades de negociación. Todo es negociable. Aunque esto puede que no sea del todo cierto, ilustra que la mayoría de la gente de negocios tratará de negociar con usted tanto como usted se esfuerce para hacer lo mismo.

A menos que usted posea buenos conocimientos de negociación, el camino de emprender puede ser bastante arduo. Una habilidad de este tipo le permitirá conseguir cosas aunque no disponga de dinero.

6.  Motivación interna. Una diferencia clave entre un empresario y un empleado es que en el primer caso usted es su propio jefe. Por lo tanto usted no recibirá presión para hacer su trabajo.

En lugar de eso todo lo que necesita es estar motivado para hacer lo que tiene que hacer. Emprender requiere mucha energía, determinación y disposición para sentarse y dedicar largas horas a su proyecto o negocio.

¿Ejemplo? Mark Zuckerburg, cuando desarrolló Facebook, estaba estudiando en Harvard por lo que su sólida motivación interna le permitió desarrollar esa innovadora plataforma social.

7.  Oportunidad. A veces las mejores ideas son las que están demostrando ser un gran éxito. A modo de ejemplo cuando Jack Dorsey lanzó Twitter en 2007, Facebook ya estaba en uso y ganando popularidad.

Sin duda, viendo la oportunidad, Dorsey y su equipo hicieron que Twitter tuviera mejor desempeño. Esta pequeña aplicación se ha disparado en popularidad, siendo utilizado regularmente por internautas, celebridades e incluso empresas con fines de marketing.

Recientemente esta aplicación fue valorada en mil millones de dólares después de recoger unos 100 millones en capital de riesgo. La lección es clara, si le da al público lo que quiere, usted estará frente a un gran éxito.

*Chris Bennett es presidente y fundador de una empresa que se especializa en optimización de motores de búsqueda, gestión de reputación y optimización de blogs.

 

También te puede gustar

Consejos para organizar la búsqueda de trabajo

Para conseguir un empleo se necesita trazar un plan estratégico, aquí te decimos como organizarlo