viaje de turismo

Trabajar en el extranjero representa siempre un montón de papeleo y aspectos legales que debemos afrontar tarde o temprano, es triste decirlo, pero es como empezar de cero, es la realidad. Pero el esfuerzo va la pena si queremos abrirnos nuevos horizontes en nuestra carrera o futuro profesional. Aquí van algunos aspectos que son importantes cuando queremos trabajar en el extranjero:

Permiso de trabajo y residencia:

Los españoles estamos obligados a obtener el correspondiente permiso de trabajo y residencia del país en el que vayamos a trabajar antes de irnos (excepto si vamos a trabajar en algún país de la Unión Europea).

Costumbres y leyes distintas:

Las leyes que regulan el trabajo en otros países no tienen por qué ser parecidas a las de España. Por ejemplo: indemnización por despido improcedente, días de vacaciones al año, horas semanales de trabajo, así que hay que tenerlo en cuenta. Algunos países gozas de mejores condiciones laborales que España, pero en cambio pueden existir otras desventajas como por ejemplo menos días de vacaciones anuales, etc.

Legislación laboral:

Si consigues un contrato de trabajo en una empresa española aquí en españa pero tienes que realizar una labor en el extranjero, en ese caso la que es vigente es la legislación laboral española. Si te mandan a currar en China por un tiempo pero con el mismo contrato de España da igual, sólo es aplicable la legislación laboral española, al no haberse firmado ningún contrato “chino” en este caso.

Cotizar en la Seguridad Social:

iniciar tu propio negocio mientras trabajas

Otro tema que hay que tener controlado es el de la Seguridad Social y el desempleo. Si al tener contrato de trabajo en el extranjero cotizáis en el mismo país en el que estáis trabajando, a la vuelta en principio no os corresponde cobrar el paro. Otra punto importante: sabéis (y si no lo sabéis ya os lo digo yo) que en España para cobrar la pensión de jubilación se tiene que haber cotizado en la Seguridad Social española durante al menos 15 años. Esto quiere decir que si lo que hemos cotizado en la Seguridad Social de España son 12 años y luego nos tiramos 20 años trabajando y cotizando en la Seguridad Social de algún país extranjero, pues no nos cuenta.

Es triste, vale, pero muchos países tienen acuerdos con España en materia de Seguridad Social y todo lo que vamos cotizando ahí se nos contabiliza en España. Así que tampoco está del todo mal.

Pagar Impuestos sobre el salario:

Con respecto a los impuestos sobre el salario, o lo que es lo mismo, el IRPF, en principio se pagan impuestos en el país extranjero donde estemos trabajando y en España igualmente. No obstante, algunos países han suscrito acuerdos con España mediante los cuales a un trabajador español que haya pagado impuesto de IRPF en el extranjero se le deduce aquí en España. Así que, ante una posible oferta de contrato en el extranjero informaros bien acerca del salario y acerca de los impuestos, y miraros bien el tema éste de si vais a estar pagando impuestos doblemente en ambos países o si hay acuerdos que solventan el tema.

También te puede gustar

Franquicias del sector de la belleza y la estética para iniciar tu nuevo negocio

Este sector cuenta mucho peso en nuestra economía, lo que puede representar una gran oportunidad de negocio.