elegir negocio rentable

Muchos de los motivos de fracaso de un negocio que recién se inicia es la poca importancia que se le da a el planteamiento de la idea y al estudio de los factores que pueden influir en el desarrollo de la misma.  Para evitar cometer errores antes de hacer realidad tu proyecto de negocios el emprendedor debe analizar la “viabilidad” de su idea de negocios para saber si la misma es buena o no. Hay muchas formas de intentar analizar la viabilidad en una idea de negocios antes de llevarla a cabo y una de ellas es intentar reconocer si tu idea de negocio es buena o no, por medio de preguntas tan sencillas como:
– ¿Para qué quiero poner en marcha mi negocio?

– ¿De verdad, mis circunstancias personales me ayudarán a realizarlo?
– ¿Poseo conocimientos profesionales suficientes?
– ¿Sé cuánto me va a costar el primer año de funcionamiento del negocio?
– ¿Conozco el mercado donde voy a desarrollarlo?
– ¿Conozco aproximadamente la rentabilidad (ingresos menos gastos) que voy a obtener de mi inversión?
– ¿Pienso realmente que la idea de negocio es necesaria? ¿Por qué?

Si no puedes responder de forma rigurosa y coherente a esta preguntas es mejor que inviertas más tiempo en analizar tu idea de negocio y no la inicies de forma precipitada. Hay que tomar en cuenta que el análisis se debe hacer en función del mercado donde se desarrollará la idea de negocios.

En contadas ocasiones ocurre que el producto o servicio es bueno y necesario, pero los clientes no están dispuestos a pagar porque determinado sector no tiene potencial económico para hacerlo.

Es por ello que el conocimiento del mercado se hace necesario, y es un factor importante para que un empresario o emprendedor reconozca si esa idea es factible o no. Sin los conocimientos técnicos suficientes, no podremos predecir su viabilidad, aunque la idea sea buena.

La gran mayoría de las veces aconsejan adquirir alguna experiencia como el trabajador en el sector en el que pretendemos desarrollar la idea empresarial. Aun así, es necesario conocer materias relacionadas con el negocio, aunque no sean las propias del mercado como, por ejemplo, tipos de contratos, fiscalidad que afecta a determinado sector, etc.

Siempre es duro comenzar un negocio, pero en el estudio de nuestra idea está la clave para que lo iniciemos con buen pie y nos mantengamos optimistas y confiados.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

También te puede gustar

Plan para ser un emprendedor de éxito

Aunque en la vida del emprendedor hay mucha incertidumbres, bien merece la pena poder alcanzar nuestro éxito.