negocio desde casa

Un aspecto fundamental para que nuestro proyecto de negocio avance con paso firme, es la compatibilidad y armonización entre nuestro deseo y ambiciones personales, nuestras necesidades particulares, y el objetivo y las exigencias que nuestro proyecto de empresa tiene, a veces esto se toma como una cuestión trivial, pero puede marcar la diferencia entre nuestras aspiraciones y el fracaso de nuestra idea.

Por ello debemos identificar cuál es nuestro objetivo y analizar si poner en marcha un proyecto por cuenta propia realmente es el mejor modo de alcanzarlo. Debemos definir los motivos y de qué forma vamos a operar en el mercado, si como hombre de negocios o intermediador comercial (comisionista) si como empresario, o como profesional:

– Hombre de negocios: En este caso, lo que buscamos principalmente es una actividad por cuenta propia que nos permita, por un lado alcanzar un nivel de libertad y por otro obtener unos ingresos suficientes para mejorar o mantener nuestro nivel de vida actual. El hombre de negocios no busca ser el líder en un mercado, generar una estructura permanente ni fomentar la investigación o desarrollo de un sector, sino localizar oportunidades de negocios y en intermediar entre compradores y vendedores.

ideas de negocio

– Empresario (a): Aquí lo que se pretende es poner en marcha un proyecto empresarial, un concepto, una idea de negocio, con permanencia en el tiempo y con ambición de crecer y ser un líder y referencia en un mercado. Busca mejorar su nivel de vida, ganar dinero, pero también busca que su idea de negocio triunfe. Este perfil lucha entre las dificultades y no abandona a la primera, cree en su empresa y lucha por ella.

– Profesional /Autónomo: Ha estudiado para ejercer una profesión y desea practicarla por su cuenta. Desea ganar dinero con esta actividad, pero igualmente quiere ser un profesional respetado y reconocido en su campo. Igualmente desea tener un estilo de vida que le permita alternar su profesión con su vida personal y familiar.

En estos tres tipos de emprendedor se combinan las aspiraciones económicas, las de reconocimiento social, las de realización profesional y las de alcanzar un estilo de vida ajustado a sus objetivos. Ten presente estos tres perfiles y decide las razones por la que quieres ser empresario, y escoge la que más se ajuste a tus objetivos y que cubra mejor tus necesidades y aspiraciones.

También te puede gustar

5 claves para empezar a escribir un plan de negocios

Como hacer un plan de negocios sencillo inspirándote en estos sencillos consejos de esta forma comprobaremos su funcionamiento.