Rate this post

exito en el trabajo

Tener éxito en el trabajo es más fácil de lo que piensas e implica entender dos conceptos simples, pero a veces difíciles de alcanzar. El primer concepto se trata de ofrecer un rendimiento que supera las expectativas. El segundo concepto es participar más allá de las funciones del puesto de trabajo o sencillamente agregar valor. Puede que estés pensando que no te pagan lo suficiente para ir más allá de tus funciones, si es así, vas a permanecer siempre en el mismo lugar.

Las dos claves que harán la diferencia:

Primera clave: Superar las expectativas de rendimiento.

Cuando empiezas en un nuevo trabajo vas con una mínima idea de lo que implica ya que te lo han informado en la entrevista. Ahora te encuentras allí muy estimulado ya que algún tipo de formación has tenido para desempeñarlo. Este estimulo es grande en un principio y puede ser hasta abrumador, pero en algún momento se llega a un punto en el que ya estás realizando tu trabajo de forma bastante independiente. Es en este punto, donde tienes que dar un paso y comprender plenamente la naturaleza del negocio en el que te encuentras y cual es tu papel dentro de ello. Ahora mismo eres parte de una máquina bien engrasada. Sin ti, la máquina o bien dejará de funcionar o no funcionará como es debido.

Aquí es donde debes entender lo que esperan de ti, así que investigar un poco no vendrá mal. Si hay otras personas que realizan el mismo trabajo que tú y parecen hacerlo bien, habla con ellos y preguntarles qué piensan del desempeño dentro de la empresa. Habla con la gente que está antes y después de ti. Pregúntales lo que ofrecen o lo que necesitan de ti.

Con esto sabrás cuáles son las expectativas del trabajo y cómo funcionan, y lo más importante, interactuar con los demás y con tu jefe para descubrir que los estas haciendo bien.

Esto puede parecer una exageración, pero no lo es. La mayoría de las personas parecen deambular dentro y fuera del trabajo de forma automática y sin espíritu, y en realidad nunca tienen una conexión directa con el hecho de que ellos mismos son responsables de su propio éxito. Debemos saber en todo momento hacia dónde vamos y si nuestro rendimiento es el esperado y si nos están evaluando de forma correcta.

Segunda clave: Agregar valor.

motivacion en el trabajo

Cuando una persona está haciendo bien su trabajo, el camino más corto para llegar al corazón de un jefe es ir más allá de las necesidades del trabajo. Aumentar el valor añadido es sencillamente realizar trabajos que o bien no se hacen, o no se está haciendo bien o hacer cosas que promuevan la misión del negocio. Por lo general hay muchas oportunidades de este tipo y sólo hay que buscarlas. A medida que vayas adquiriendo experiencia, te darás cuenta de ellos todo el tiempo. Un buen momento para localizar este tipo de cosas son los tiempos muertos o en los que hay poco trabajo.

Es importante saber cuando es el momento oportuno de agregar valor. Hazlo solamente cuando se sabe que estás realizando constantemente tu trabajo bien. Y es que no es oportuno realizar esto y dejar de lado tus propias tareas o descuidarlas.

Hay otro aspecto sutil para agregar valor. Demuéstrales a tus jefes que tienes un nivel de pensamiento y de iniciativa que será difícil lograr en otras personas, que esto sea una virtud a tu favor. En el caso de que tengan que despedir a alguien y la elección es entre dos personas que absolutamente realizan bien su trabajo, el jefe va a tomar más en cuenta a la persona que aporta más valor añadido a la empresa, alguien en quien puedan confiar y aporte soluciones.

También te puede gustar

Mejorar la productividad

Posibilidades para mejorar nuestra productividad