test oposiciones

    1. Autoconfianza y fe en ti misma.

Tienes que creer en ti como opositora, en tus posibilidades de aprobar, en tu capacidad para lograrlo… Ningún complejo o mala experiencia del pasado tiene que interferir en tu resolución. Tienes que autoconvencerte de que lograrás el objetivo y estudiar con fe ciega en la victoria.

     2. Ilusiónate con la expectativa del éxito.

Imprime la lista de aprobados de tu oposición de la última convocatoria y disfruta leyéndola. Tú estarás en una lista parecida dentro de poco. Déjate seducir por el encanto de la expectativa. Piensa en todos los beneficios: la solución de los problemas económicos, el aplauso familiar, el reconocimiento social…

     3. Márcate un objetivo claro desde el principio.

Quiero aprobar esta oposición… ¿Cuál? Me he informado del sobre el temario, el número de plazas, la periodicidad con la que se convoca, el número de aspirantes, mi propia formación, mi disposición de recursos económicos para prepararla, mi disposición de tiempo…, y sé perfectamente y tengo absolutamente claro que es ESA oposición la que quiero aprobar…, y la voy a aprobar AHORA.

motivacion negocios

     4. Conócete a ti misma: Limitaciones insuperables.

No he decidido la oposición que quiero aprobar a lo loco. Sé perfectamente cuál es el tiempo de que dispongo, mis estudios previos, las academias o preparadores que me ofrece mi ciudad o comarca, el apoyo familiar y afectivo con el que voy a contar… No he escogido la oposición de Inspector de Hacienda a pesar de que mis notas en la carrera fueron pésimas y mi gusto por la Hacienda Pública es nulo… Sé bien por qué me presento a los exámenes del Grupo C1 de la Xunta (por ejemplo) y por qué estoy seguro de que voy a aprobar…

     5. Saca partido a los fracasos.

El suspenso en el examen no te puede detener. Sabes perfectamente que los suspensos son pequeñas batallas sin importancia previas a la victoria final. Jamás te detendrán. Tienes una certeza absoluta de que tú APROBARÁS en la convocatoria siguiente, y el que diga o sospeche lo contrario no es tu amigo y no merece ser escuchado.

     6. Ambiente de estudio.

estudiar oposicion

Para lograr un ambiente de estudio feliz, busca el apoyo y respeto de tu familia, amigos, pareja, etc., y a la hora de estudiar, no dudes en asociarte con opositores estudiosos y responsables, que puedan ayudarte a reforzar tus buenas costumbres y tu pulso de estudio.

     7. Descanso diario

Exige el máximo a tu cerebro cuando estudies, pero también sabe darle su descanso a lo largo de cada día. Recuerda lo apropiado de las horas de sueño, el deporte y la relajación. Hazte un buen horario donde se recoja equilibradamente el tiempo de estudio y de descanso, y siendo fiel a él conseguirás el éxito como por arte de magia.

El buen estado físico:

sueño

1. EL SUEÑO:

– Tienes que conseguir tiempo para dormir entre 7 y 9 horas, dependiendo de la persona.
– Márcate siempre horarios fijos para dormir. Esta es la regla de oro.
– Importa la calidad del sueño, por lo que tienes que buscar el dormir de un tirón hasta que suene el despertador.
– Mentalízate la noche anterior para levantarte en cuanto suene el despertador. Nunca des media vuelta y busques 5 minutos más. De lo contrario, podrías despertarte otros días de forma agitada en medio de la noche dudando de qué hora es, si te tocó el despertador, si te quedaste dormido, etcétera.
– El despertador ha de ser potente, y debes colocarlo de tal manera que te obligue a levantarte para apagarlo. Así, disiparás de tu mente la duda de si te ha tocado el despertador, si no lo has oído, etc., y no te levantarás sobresaltado por la noche.
Cena pronto, y no te acuestes inmediatamente después. Intenta pasear un cuarto de hora antes de ir a cama.
No cenes abundantemente, y no tomes muchos líquidos a partir de media tarde, o te despertarás a media noche para ir al baño. A partir de esas horas, debes descartar productos con cafeína, teína, taurina o cualquier otro estimulante.

cursos gratis desempleados
– Haz ejercicio todos los días, para que el cuerpo busque, de forma natural, el sueño.
– Antes de ir a cama, lávate bien los dientes con tu cepillo, hilo dental y enjuague bucal. Suénate y cerciórate de que no queda obstruida la nariz.
– Opcional: Una ducha en agua tibia suele relajar bastante y puede ayudar a conciliar el sueño.
– Opcional: Existe una técnica para relajar los músculos de la cara antes de dormir, y es la de hacer muecas delante del espejo, tratando de usar todos esos músculos de la cara. Es efectivo en menos de un minuto…
No recurras, salvo prescripción médica, a fármacos que te ayuden a conciliar el sueño.
– Asegúrate de que nada ni nadie te vaya a molestar mientras estés durmiendo. Negocia con los demás habitantes de la casa las normas a seguir durante la noche para asegurar el descanso de todos.
Postura ideal: De lado sobre el costado derecho (para no dormir aplastando al corazón), y con las piernas ligeramente flexionadas.
– Si a la media hora de acostarte ves que no puedes dormir, levántate y ve a leer o estudiar, hasta que el cuerpo te avise de que necesita cama.
– Intenta no llevarte problemas o disgustos a la cama. En ningún caso puede ser lugar de discusión, sino de relajación y disfrute.
No veas la tele desde cama al irte a dormir, sobre todo imágenes impactantes o muy conmovedoras.
– Dedica 10 minutos del mediodía a relajarte. Túmbate en cama, toma aire profundamente y expúlsalo despacio.
– Recuerda que uno de los placeres de la vida es dormir bien y vivir descansado.

2. LA ALIMENTACIÓN.

alimentacion equilibrada

– Toma una alimentación equilibrada, rica en fósforo, calcio y vitaminas.
– Si tienes dudas las variedad de vegetales, pescado, carne, leche, huevos y fruta necesarios para asegurarte una dieta variada y rica.
Evita, en todo caso, las cenas copiosas.

3. EJERCICIO FÍSICO.

ejercicio

– Debes hacer deporte todos los días. La constancia y la regularidad son fundamentales.
– Vale de cualquier tipo: fútbol, tenis, baloncesto, pesas, aerobic, fitness, kárate…
– Intenta no practicarlo a última hora de la noche. Podría desvelarte.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

También te puede gustar

Por qué tener un plan de pensiones

Muchos hemos oído hablar de los planes de pensiones y otros productos previsión